La banca, a las puertas de una batalla por las hipotecas de la competencia

El mercado hipotecario vivió un 2019 convulso por la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria en junio, que propició un retraso en las firmas de los contratos. Una vez que las aguas parecen volver a sus cauces, los expertos no esperan cambios drásticos en el panorama, aunque sí auguran una mayor batalla entre los bancos por ‘robar’ a la competencia las hipotecas de los clientes más solventes.
Hasta ahora, los bancos han centrado sus ofertas hipotecarias básicamente en atraer a los compradores que buscan el mejor préstamo para poder adquirir la vivienda soñada. Sin embargo, con los cambios normativos introducidos por la Ley Hipotecaria y la ralentización de las compraventas, no sería extraño que la política comercial se girase hacia atraer a los clientes de sus competidores, como ya ocurre en segmentos como los depósitos o las cuentas nómina. Es lo que se conoce como subrogación al acreedor de la hipoteca -las subrogaciones pueden ser al deudor, en las que cambia el titular de la hipoteca, o al acreedor, en las que el cliente cambia de banco-.

“El cambió más esperado para este año tiene que ver con la subrogación”, reconoce Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro.com, en declaraciones a EL BOLETÍN. “Esperamos que algún banco grande decida entrar en este mercado con ofertas competitivas que animen a los ciudadanos a cambiar su préstamo de entidad”.

De acuerdo con las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las subrogaciones al acreedor crecieron un 4,8% en octubre hasta un total de 1.025 cambios de entidad, pero la tendencia podría ir a más al calor de la nueva legislación. Aunque las subrogaciones han existido siempre, la Ley Hipotecaria ha introducido una modificación para favorecer el paso de un préstamo a tipo variable a uno a tipo fijo –actualmente más en boga- tanto dentro de la propia entidad como cambiando de ella. En ambos casos, la comisión por reembolso o amortización anticipada tendrá como límite del 0,15% del capital reembolsado anticipadamente durante los tres primeros años de vigencia del contrato de préstamo. Después, el banco no podrá exigir comisión alguna.

Tal y como destaca Colombelli, hasta ahora la nueva norma ha afectado directamente al sector hipotecario español en dos aspectos: “uno ha sido el retraso en las firmas de los préstamos y otro ha sido el retraso en las ofertas de las entidades”. “Al final los diferentes miembros del mercado han tenido un periodo de adaptación que se ha alargado más de lo esperado lo que ha provocado retrasos en las firmas y en las ofertas”, explica el experto de iAhorro.com, pero “en general, la ley aporta al sector más transparencia y protección para el usuario, por lo que una vez superado este tiempo de adaptación será muy beneficiosa para todos”.

De cara al nuevo año Colombelli no espera muchos más cambios en el mercado hipotecario español. “Al final del año notamos un fuerte impulso de las entidades por las hipotecas fijas. Con un euríbor en negativo, los bancos han apostado por este tipo de préstamos ya que les resultan más rentables que las hipotecas variables. El año comenzará igual que acabó 2019, solo quedad esperar cómo evoluciona la demanda de hipotecas”, reflexiona.

En lo que se refiere a las hipotecas a tipo variable, “es muy posible que el euríbor empiece el año igual que lo terminó, con leves subidas mensuales”. “Más allá del primer trimestre del año es muy difícil hacer una predicción ya que este índice es muy sensible a varios factores” como son las inestabilidad política, la situación económica de Europa y las medias que empiece a tomar la nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *