El Banco de España centrará sus análisis en la inflación, los tipos reducidos y el impacto de la pandemia

El Banco de España ha informado que centrará sus análisis en la inflación, en los tipos de interés reducidos y el impacto de la pandemia en aspectos económicos y financieros.

El año pasado, el ente emisor estableció los cinco temas prioritarios de análisis, que sigue manteniendo, pero que ha mejorado con otras incorporaciones.

Estos cinco temas prioritarios de análisis e investigación son las políticas del banco central (monetaria, micro y macroprudencial) y sus interacciones; las principales tendencias de largo plazo (cambio climático, digitalización, envejecimiento, etc.); los riesgos y oportunidades procedentes del entorno internacional; las consecuencias agregadas de la heterogeneidad de los individuos y las empresas y el papel de las políticas económicas; y por último, las nuevas tecnologías y fuentes de información.

Para lo que queda de 2021 y el próximo 2022 el Banco de España tiene previsto mantener las principales líneas de trabajo y reenfocar otras, por lo que cobran importancia la evolución de la inflación, los bajos tipos de interés, la supervisión prudencial y la estabilidad financiera, la productividad y el crecimiento y la desigualdad en España y Europa.

Por otro lado, el banco central dará prioridad a las investigaciones sobre las interconexiones entre los principales componentes del sistema financiero y el impacto de la crisis de la pandemia sobre ellas; los costes y beneficios de la aplicación de las herramientas macroprudenciales al sector bancario y su efectividad en la mitigación del riesgo sistémico.

Respecto a las tendencias de largo plazo de la economía, el Banco de España ha dicho que priorizará el estudio del impacto a medio y largo plazo de la crisis sanitaria, sus efectos sobre la capacidad de crecimiento de la economía y su estructura sectorial.

Además, se tiene previsto analizar las implicaciones del cambio climático para la política monetaria y la actividad de banca central, después del compromiso incluido en la nueva estrategia de política monetaria del BCE para incorporar factores climáticos en la evaluación de la política monetaria y adaptar el marco operativo de la misma.

Igualmente, se prestará atención al impulso de la automatización y la digitalización de la economía de España durante la pandemia en áreas como el teletrabajo, el comercio electrónico, la enseñanza, etc., y sus efectos sobre las pautas de comportamiento de los hogares y las empresas.

En relación a los riesgos y oportunidades procedentes del entorno internacional, el Banco de España ha dicho que reforzará el análisis de: las medidas y cambios institucionales activados en la Unión Europea en respuesta a la crisis actual, en especial el plan de recuperación NGEU y el papel de las reglas fiscales en la UEM; y el fortalecimiento del papel de las instituciones multilaterales y la coordinación global de las políticas económicas tras la crisis sanitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *